Yoga en la adolescencia: ¿Por qué es importante?

Los adolescentes son personas en un proceso de evolución intenso, desconcertante, conflictivo pero también intensamente creativo. Están abiertos al margen de su aspecto rebelde y contrario a la sociedad y a las reglas. Necesitan comprender qué les sucede y cómo recuperar el equilibrio emocional y la estabilidad.

Principalmente deberían hallarlo en la familia, pero la sociedad de hoy en día está estructurada de tal manera que todos vayamos deprisa, preocupados, llenos de tareas por hacer y sin tiempo siquiera para respirarnos a nosotros mismos. Lo cual no favorece una relación comprensiva y abierta entre padres y adolescentes.

Los padres nos preocupamos pero dentro de nuestro mismo estrés nos vemos incapaces de gestionar lo que nos supone el manejo y acompañamiento a nuestros hijos adolescentes. 

Es aquí donde entra la práctica de Yoga, que no trata sólo de posturas, las clases de yoga para adolescentes contribuyen a:

-Aprender a respirar.

-Enfocar la mente.

-Mejorar la concentración.

-Soltar tensiones y relajarse.

-Recibir y dar masajes.

Conectar con su corazón y sentirse libres para re-conectarse con ellos desde un espacio íntimo y respetuoso.

Saber que son capaces de sentirse mejor, de transformar una emoción densa en otra más luminosa, darse cuenta de que pueden hacerlo y que no es difícil aunque lo parezca. Todo esto forma parte de las ventajas de las clases de yoga para adolescentes. En muy poco tiempo se estrecha el vínculo, sobre todo cuando sienten por parte del profesor reconocimiento y aceptación. Aumenta su autoestima y le ayuda a abrirse, fortaleciendo el vínculo emocional, con lo que la práctica en las clases de yoga para adolescentes se hace más íntima y profunda.

Anima a tu hijo a practicarlo, más en estos tiempos de incertidumbre. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *