Trastornos de la salud mental y el uso de sustancias en la adolescencia

Cuando los adolescentes están teniendo dificultades emocionales, a menudo recurren al consumo de alcohol o drogas para ayudarlos a manejar los sentimientos dolorosos o difíciles. En esto no se diferencian de los adultos. Pero debido a que los cerebros de los adolescentes todavía se están desarrollando, los resultados de la “automedicación” en ellos pueden ser más problemáticos de forma inmediata.

A corto plazo, el uso de sustancias puede ayudar a aliviar síntomas de salud mental no deseados como desesperanza, ansiedad, irritabilidad y pensamientos negativos. Pero a largo plazo, los exacerba y, a menudo, termina en abuso o dependencia. En los adolescentes, el uso de sustancias pasa de la experimentación a un trastorno grave mucho más rápido que en adultos, y esa progresión es más probable que ocurra en niños con trastornos de salud mental que en otros niños.

“La regla general es que casi la mitad de los niños con trastornos de salud mental, si no reciben tratamiento, terminarán teniendo un trastorno por el uso de sustancias”

Un estudio realizado en el 2016 con 10,000 adolescentes descubrió que dos tercios de los que desarrollaron trastornos por consumo de alcohol o sustancias, habían experimentado al menos un trastorno de salud mental.

El uso de sustancias también interfiere con el tratamiento de los trastornos de salud mental, y empeora el pronóstico a largo plazo para un adolescente que ya lucha con uno.

Los niños que son ansiosos o depresivos pueden sentirse más emocionalmente “balanceados” si beben o fuman marihuana. En los niños con ansiedad social, esto puede calmar la ansiedad lo suficiente como para permitirles funcionar dentro de un grupos de compañeros. Y como sus amigos lo hacen, no está estigmatizado como lo está el tomar medicamentos.

Un adolescente con ansiedad podría comenzar fumando marihuana para calmarse antes de los eventos sociales, y pronto se encontrará fumando todas las mañanas solo para llegar a la escuela, los niños que están deprimidos pueden consumir alcohol o marihuana para animarse.

La recomendación general siempre será estar al pendiente de nuestros hijos, de los problemas que puedan llegar a tener y mantener una comunicación con ellos para evitar que caigan en el uso y abuso de sustancias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *