Trastorno límite de personalidad, qué es y cómo afecta al adolescente.

La adolescencia es una de las etapas más duras en el desarrollo de toda persona. Estos años marcan la transición entre la niñez y la vida adulta, y son numerosos los cambios que se atraviesan. Un ejemplo de cómo se puede poner todo patas arriba para los jóvenes es la sensación de no pertenecer a un grupo de amigos, sintiendo el rechazo constante por otros compañeros.

Esta sensación puede dar lugar a otro tipo de problemas más serios. Un ejemplo es el trastorno límite de personalidad, que hace que una conducta del adolescente sea exacerbada por el entorno social en el que se mueve. O lo que es lo mismo, el joven reacciona de maneras muy emocionales ante los estímulos de su grupo de amigos, dando lugar a situaciones muy difíciles.

Como ya se ha dicho, en la adolescencia es común sentirse solo y alejado de la mayoría que marca el grupo social. En el caso de los jóvenes con trastorno límite de personalidad pueden darse situaciones más dolorosas, haciéndolos caer en una espiral de tristeza que se intensifica por culpa de este problema. De esta forma, los adolescentes con trastorno límite de personalidad pueden, llegado el caso, sentir una rabia intensa y un sentimiento de vacío que dé lugar a la vergüenza y un rechazo de su imagen. Un círculo que se repite, ya que estas sensaciones alteran sus relaciones interpersonales, provocando al mismo tiempo una mayor lejanía de su grupo de amigos, intensificando las emociones antes comentadas.

Algo tan simple como una leve confrontación de ideas o una mala interpretación de un mensaje bastan para tomarse como prueba de abandono. La reacción de estos adolescentes suele ser tan rápida e intensa, aumentando la brecha con su círculo cercano y alejándose todavía más de su propio entorno. Estas actitudes también se manifiestan en el seno familiar, foco de diversos problemas en esta etapa de la vida de los jóvenes por el sentimiento de rebeldía típico de estas edades.

¿Cómo distinguir este trastorno de la simple rebeldía adolescente? 

– Esfuerzos frenéticos para evitar el abandono, real o imaginario. 

– Un patrón de relaciones inestables e intensas. 

– Una autoestima inestable. 

– Impulsividad peligrosa, como encuentros sexuales inseguros o abuso de sustancias. 

– Inestabilidad emocional debido a una alta reactividad. 

– Sensaciones crónicas de vacío. 

– Dificultad para controlar la ira.

– Paranoia transitoria, relacionada con el estrés o síntomas de disociación grave. 

Una vez identificadas estas actitudes, se aconseja acudir a un profesional para que pueda diagnosticar la presencia de este trastorno. Si finalmente se confirma el diagnóstico, debe ponerse en marcha el correspondiente tratamiento. Para ello existen distintas psicoterapias especializadas, se aconseja también hablar con nuestros hijos para saber qué problemas están pasando y resolverlo antes de que algo grave suceda. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *