Trasnochando con internet: El #Vamping

El vamping, que consiste en utilizar aparatos electrónicos antes de dormir con la consecuente reducción de las horas de sueño, es un fenómeno en auge, sobre todo en adolescentes. Los niños no se salvan, debido a que tienen teléfonos móviles a una edad cada vez más temprana.

La conexión a internet puede llegar a ser una adicción, como cualquier otro tipo de adicción puede producir ansiedad, nerviosismo, irritabilidad, aislamiento social. Y cada vez más, la necesidad de pasar más tiempo conectado a la red.

Por otro lado, durante la noche existe más riesgo de ser víctima de ciberbullying (acoso), grooming (contacto con adultos con fines sexuales) y sexting (intercambio de fotos de contenido erótico).

¿Qué consecuencias tiene esta adicción?

Da lugar a un deterioro en varias dimensiones de la vida diaria de nuestros hijos. Cambia la relación con nosotros sus padres y hermanos, con los amigos, profesores. Le faltan horas de sueño, peor rendimiento escolar, cansancio, insomnio, dolores de cabeza, dolores musculares y calambres, depresión…

¿Cómo podemos evitarlo?

Las tecnologías son un instrumento de gran ayuda, pero hay que procurar no abusar de ellas. No hay un límite de tiempo definido para evitar la adicción.

Nuestros hijos deben usarlas, sin abusar y sin que afecte a su vida diaria. Si crees que tu hijo pasa demasiado tiempo conectado, habla con él y hazle saber la importancia de que utilice su tiempo en otro tipo de cosas alejado de las pantallas, establece horarios flexibles para el uso de aparatos electrónicos y si es necesario busca ayuda profesional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *