Tabaco

El tabaco es una droga estimulante del sistema nervioso central. Uno de sus componentes, la nicotina, posee una enorme capacidad adictiva y es la causa por la que su consumo produce dependencia.

Cada año, más de 8 millones de personas fallecen a causa del tabaco. Más de 7 millones de estas defunciones se deben al consumo directo y alrededor de 1,2 millones consecuencia de la exposición involuntaria al humo del tabaco.

Fumar provoca obstrucción leve de las vías respiratorias, función pulmonar disminuida, diversos tipos de cáncer y enfermedades crónicas como cáncer de pulmón, cáncer gástrico, infarto cerebral y enfermedad del corazón.

La adicción al tabaco generalmente comienza antes de los 18 años.

Los motivos por los cuales la población más joven se interesa por el hábito de fumar son diversos: la aceptación social, desafío a las normas, fumar para aliviar el estrés, falta de información, entre otras.

Algunos consejos para prevenir el consumo de tabaco en adolescentes son:

  • Hablarles sobre el consumo del tabaco, concienciar sobre sus efectos nocivos entre los que destaca el color amarillo de los dientes, la tos crónica, el aumento de ataques cerebrales y el cáncer de laringe o pulmón.
  • Hacerles ver la fuerza de adicción del tabaco, ya que la mayoría de los jóvenes cree poder controlar la «necesidad» de fumar y dejarlo cuando quiera.
  • Evitar amenazas y castigos cuando el adolescente comienza a fumar, ya que es probable que tome la decisión de seguir fumando solo para llevar la contraria en un acto de ‘rebeldía’.

Nunca es demasiado tarde o temprano para empezar a hablar con tu hijo sobre las consecuencias de fumar tabaco, si lo crees necesario busca ayuda profesional con expertos del tema que te puedan brindar apoyo extra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *