¿Qué es la adicción al ejercicio físico y por qué ocurre?

Para mantener una buena salud es necesario realizar algún deporte, acompañado de una alimentación balanceada. Sin embargo, todo en exceso es perjudicial, por ejemplo tener mucha actividad física implica forzar tu cuerpo más de lo debido.

La línea entre practicar algún deporte y la adicción al ejercicio físico puede traspasarse de un momento a otro. Sin embargo, existen claras diferencias en el comportamiento de alguien cuando ya se ha vuelto un adicto, por ejemplo muestra interés únicamente por realizar sus entrenamientos diarios. Su vida gira alrededor de estos y, si no los hace, se siente frustrado.


A continuación, algunos de los síntomas de la compulsión a hacer deportes:

  • Ya no juega para divertirse, pues el principal objetivo es ganar.
  • Prefiere entrenar solo, fuera de un gimnasio para poder hacer más ejercicios de lo debido.
  • Para él, lo más importante es perfeccionar su cuerpo.
  • Se esfuerza mucho más de lo normal por ejecutar el movimiento a la perfección.
  • Pierde mucha grasa corporal en muy cortos periodos de tiempo.

Existen distintas razones por las cuales se puede volver alguien adicto a los deportes sin darte cuenta.

  • Te gusta la manera en que te sientes
  • Quieres alcanzar un objetivo


Al igual que la adicción a otras sustancias, ser adicto al ejercicio físico también trae consigo perjuicios nada despreciables. 

  • Causa daños a las relaciones interpersonales, ya que casi no dedica tiempo a socializar.
  • En los hombres, se ha detectado una mengua en la producción de testosterona, así como graves dolores musculares.
  • Fatiga, ansiedad y problemas al intentar relajarse.
  • Incluso, el trabajo y vida social, pasan a un segundo plano con respecto a la práctica de los ejercicios.


La adicción al ejercicio físico es un problema que afecta no solo a quien practica deportes. También, son afectadas las personas que forman parte del entorno del adicto. Aun así, es posible superarla, con la ayuda de un profesional y un poco de voluntad y esfuerzo personales. Por eso, si notas que tu hijo dedica mucho tiempo a su entrenamiento, analízalo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *