Ocio alternativo para jóvenes

Una de las cuestiones sociales que requiere atención y que genera preocupación tanto a padres como a educadores es cómo utilizan y disfrutan del tiempo libre los niños y adolescentes. Resulta necesario ofrecer un ocio alternativo para jóvenes en nuestras ciudades y pueblos para frenar el sedentarismo o actitudes nocivas para la salud, como el consumo de sustancias.

¿En qué consiste el ocio alternativo?

El hecho de ofrecer un ocio alternativo a los más jóvenes significa ofrecer una alternativa en el disfrute del tiempo libre, enfocada a la planificación y desarrollo de talleres y actividades culturales y socioeducativas.

Los beneficios de enseñar a niños y adolescentes un ocio alternativo son numerosos. A la vez que estarán aprendiendo nuevos recursos y medios para disfrutar del tiempo libre, aprenderán a utilizar el ocio de forma saludable.

Por ejemplo, existen asociaciones cuyo objetivo es plantear una alternativa al ocio basado en el consumo de sustancias, con diversos talleres dirigidos a chicos y chicas adolescentes. Entre sus objetivos se encuentra transformar la rebeldía en un desarrollo óptimo de su personalidad o motivarles para que sean ellos mismos los que escojan cómo utilizar su ocio de forma saludable.

¿Cómo ofrecer un ocio alternativo?

Existen diversas asociaciones dedicadas a la oferta de un ocio alternativo para niños y adolescentes. Ahora bien, si en tu ciudad no dispones de ellas, te ofrecemos una serie de actividades dedicadas a los más jóvenes que pueden despertar su interés en un ocio saludable.

Deportes

Claramente, el sedentarismo se ha instalado en muchos de nuestros hogares y, tal y como advierte la Fundación Española del Corazón, la falta de ejercicio se considera uno de los mayores factores de riesgo en el desarrollo de la enfermedad cardíaca.

Los deportes son una oportunidad ideal para fomentar la actividad física, al mismo tiempo que ayudan a crear vínculos sociales, aprender valores, etc. Las artes marciales constructivas ,como el judo, el kárate o la esgrima son también una excelente opción.

Arte y Cultura

Asistir a clases de pintura o actividades plásticas, o comenzar a tocar un instrumento significa mucho más que un hobby, pues fomenta el interés de los más jóvenes en invertir su tiempo en valorar y disfrutar de las artes.

Asimismo, las actividades culturales y artísticas favorecen el desarrollo positivo de la personalidad. De hecho, para la Unesco, el arte y la cultura promueven la sensibilidad, la solidaridad y la conciencia social en los más pequeños.

Asociacionismo

Muchos jóvenes desean ser escuchados y participar de forma activa en su entorno. El asociacionismo es un modo en el que los jóvenes pueden expresar sus intereses, opiniones y preocupaciones sociales.

Al estimular la participación de los jóvenes, estamos favoreciendo el desarrollo de habilidades como la responsabilidad o el sentido crítico, además de fomentar el compromiso y cohesión social.

El empoderamiento de los jóvenes

Una vez que hemos enseñado a los niños y adolescentes cómo disfrutar de su tiempo libre de un modo consciente y saludable, llega la parte más importante: lograr que ellos mismos sean los responsables de su ocio. Es decir, empoderarlos, conseguir que sean autónomos e independientes a la hora de utilizar su ocio sin ayuda de los adultos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *