Metanfetamina

La metanfetamina es un estimulante poderoso y sumamente adictivo que afecta el sistema nervioso central. Es un polvo blanco cristalino, inodoro y de sabor amargo, que se disuelve fácilmente en agua o alcohol.

Causa un aumento en la actividad y la locuacidad, disminuye el apetito y genera una sensación placentera de bienestar y euforia.

La metanfetamina se puede:

– Fumar.- Detectar el olor

– Ingerir (píldoras)

– Aspirar.- Detectar irritación de nariz y boca

– Inyectar.- Detectar marcas de agujas en cualquier parte del cuerpo

La capacidad de la droga de elevar con rapidez el nivel de dopamina en las áreas de recompensa del cerebro refuerza grandemente el comportamiento de consumir la droga y hace que la persona quiera repetir la experiencia.

El consumo de incluso pequeñas cantidades de metanfetamina puede producir muchos de los efectos de salud que producen otros estimulantes, tales como la cocaína o las anfetaminas. Entre ellos se cuentan:

– Disminución del apetito.

– Respiración rápida.

– Ritmo cardíaco rápido o irregular.

– Presión arterial y temperatura corporal elevadas.

El consumo a largo plazo de la metanfetamina tiene muchas otras consecuencias negativas, entre ellas:

– Pérdida excesiva de peso

– Problemas dentales graves («boca de metanfetamina»)

– Comezón intensa que lleva a lesiones en la piel producidas al rascarse.

– Ansiedad.

– Cambios en la estructura y el funcionamiento del cerebro.

– Confusión.

– Pérdida de la memoria.

– Problemas para dormir.

– Comportamiento violento.

– Paranoia. (Desconfianza extrema e injustificada de los demás)

– Alucinaciones. (Sensaciones e imágenes que parecen reales pero no lo son)

En la calle a menudo se conoce en español como «anfetas», «meta», “ice”, “hielo”, “crico”, “cristo”, “foco” y «tiza»; y en inglés como «speed», «meth» y «chalk».

Otra forma de la droga, el clorhidrato de metanfetamina, se vende en cristales conocidos en español como «hielo», «cristal» y «vidrio»; y en inglés como «ice», «crystal» y «glass».

Habla con tu hijo sobre el uso de sustancias y su adicción. Si crees que tu hijo está consumiendo metanfetamina intenta encontrar la raíz del por qué lo está haciendo para que así lo puedas apoyar de una mejor manera. Busca ayuda profesional si es necesario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *