Los peligros de mezclar drogas y medicamentos

Es difícil hacer referencias a todas las combinaciones y a todos los posibles riesgos de mezclar fármacos y medicamentos con drogas, pues sería una tarea extensísima y la mayoría de estos riesgos son hoy en día desconocidos ya que dependen de muchos factores, no solo de lo que se consume sino también de quién, cómo y en qué circunstancias lo hace.

El riesgo para nuestro organismo es real y hay que tener un control de la situación en todo momento. Tanto las drogas como los medicamentos son sustancias que tienen una composición química propia y diferente la una de la otra, las 2 sustancias provocan cambios temporales y efectos en el sistema nervioso central. La mezcla de agentes químicos puede provocar cambios en el estado actual pudiendo sufrir un descontrol con resultados imprevisibles.

Una cosa es segura, el hecho de mezclar diferentes sustancias es más arriesgado que tomar una sola, muchos problemas son derivados de mezclar fármacos con drogas o alcohol. Con la combinación de estas sustancias algunos efectos se potencian y otros se contrarrestan o anulan.

Mezclar drogas y alcohol

Los riesgos de mezclar no sólo concurren como estamos hablando con drogas más duras como cocaína o éxtasis de consumo menos habitual, también están muy presentes en sustancias de consumo legal como el alcohol.

Seguramente hayas leído o escuchado el peligro de mezclar bebidas alcohólicas con medicamentos. Esta mezcla puede causar vómitos, náuseas, letargo, dolor de cabeza, pérdida de la coordinación o desmayos. Además puede disminuir la acción terapéutica del medicamento hasta anular por completo y por consiguiente convertirlo en algo dañino para  nuestro cuerpo.

A continuación vamos a realizar una lista de las consecuencias que se dan con la mezcla de medicamentos con alcohol:

  • Antibióticos: algunos antibióticos (cefalosporinas y metronidazol) alteran el metabolismo del alcohol produciendo un compuesto tóxico (acetaldehído) que provoca taquicardia, síntomas de mareo, enrojecimiento de la piel y resacas más intensas.
  • Paracetamol: aumenta el riesgo de hepatotoxidad.
  • Antihistamínicos: suelen aumentar la somnolencia.
  • Aspirinas e ibuprofeno: aumenta la posibilidad de padecer hemorragias intestinales y gastritis. Aumentan también el riesgo de hepatotoxidad.
  • Antidepresivos: incrementa el efecto de sedación del sistema nervioso central y disminuye el rendimiento psicomotor.

Mezclar alcohol y medicamentos puede resultar peligroso ya se trate de medicamentos con o sin prescripción médica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *