La moda afecta la identidad de los jóvenes.

La influencia de la moda empaña el crecimiento biopsicosocial de los adolescentes, ya que por lo regular están pendientes de cómo los visualiza la sociedad, especialmente están preocupados por su aspecto físico y sobre todo por la imagen que reflejan, esto provoca problemas emocionales y los mantiene en un estado de tensión.

Nuestros hijos buscan una identidad, adoptando conductas a fin de pertenecer a ciertos grupos de la sociedad. El problema es cuando desarrollan una identidad negativa que lejos de situarlos en conjuntos de personas cuyo fin es buscar el bienestar y alejarse de estados de peligro, los coloca justamente ahí.

Los adolescentes quieren pertenecer a “grupos” o “tribus” adquiriendo la misma ropa y tecnología, tomando como ejemplo a artistas, deportistas, figuras públicas, tanto en su aspecto físico y su forma de actuar, esto a su vez ha sido potenciado por los medios de comunicación como la televisión, los medios publicitarios y en mayor medida el internet.

Este complejo sistema pone en crisis a nuestros hijos y su adolescencia, pues a esta edad es difícil observar quienes son y el valor que tienen como personas independientemente de las posesiones materiales que dicho sea de paso son temporales. Es muy importante que como padres podamos acercarnos y hablar con ellos, ayudarlos a que se acepten tal como son, sin importar su aspecto físico, si son altos, bajos, lisas, rizadas; que la moda no sea motivo que afecte su identidad y que tengan la oportunidad de ver lo maravillosos que son.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *