Intoxicación por alcohol

La intoxicación alcohólica es una consecuencia grave y hasta mortal de tomar alcohol en grandes cantidades en un corto periodo de tiempo, pero también puede producirse cuando adultos o niños beben  accidentalmente productos del hogar que lo contienen.

Una persona con intoxicación alcohólica necesita atención médica inmediata.

Algunos de los síntomas de la intoxicación por alcohol incluyen:

  • Confusión
  • Vómitos
  • Convulsiones
  • Respiración lenta
  • Piel azulada
  • Hipotermia
  • Desmayos

Una persona con intoxicación por alcohol que está inconsciente tiene el riesgo de no despertar y morir, además no es necesario tener todos los síntomas o signos que se mencionaron para buscar atención médica.

Si sospechas que alguien tiene una intoxicación por alcohol, incluso si no ves los síntomas clásicos es importante que busques atención médica para que reciba ayuda. Esto es lo que debes hacer:

Llama al 911 o al número local de emergencias de inmediato. Nunca asumas que la persona dormirá hasta que la intoxicación por alcohol desaparezca.

Prepárate para proporcionar información. Si lo sabes, asegúrate de informar al personal del hospital o de urgencias el tipo y la cantidad de alcohol que la persona tomó y cuándo lo hizo.

No dejes sola a la persona inconsciente. Ya que la intoxicación por alcohol afecta la manera en que funciona el reflejo de náusea. Alguien con intoxicación por alcohol se puede ahogar en su propio vómito y no poder respirar. Mientras esperas la ayuda, no intentes hacer que la persona vomite porque se puede ahogar.

Ayuda a una persona que vomita. Intenta mantenerla sentada. Si la persona debe acostarse, asegúrate de que lo haga con la cabeza vuelta hacia el costado, esto ayuda a prevenir los ahogos. Trata de mantener a la persona despierta para evitar que pierda el conocimiento.

ES MUY IMPORTANTE QUE NO TENGAS MIEDO DE PEDIR AYUDA, muchas veces es difícil decidir si alguien está lo suficientemente alcoholizado como para solicitar intervención médica pero es mejor equivocarse como precaución. Es posible que te preocupen las consecuencias sobre tu persona, o sobre la persona que estás ayudando, especialmente si eres muy joven, pero las consecuencias de no pedir ayuda pueden ser mucho más graves.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *