El uso del tiempo libre en los adolescentes

El tiempo libre son todos aquellos momentos en los que no tenemos que atender obligaciones y podemos dedicarnos al descanso o al ocio. Los niños ocupan su tiempo libre jugando, pintando o pasando tiempo en familia. Pero en la adolescencia los jóvenes comienzan a alejarse del núcleo familiar y reclaman sus primeras salidas con amigos. Sin embargo, si el uso del tiempo libre en los adolescentes no es el adecuado, pueden generarse diversos problemas.

Muchos padres se quejan y se preocupan por las compañías de sus hijos. Sienten que son una mala influencia y tratan de evitar que se relacione con esas personas. Sin embargo, el trabajo debe comenzar mucho antes, durante la infancia. No debemos olvidar que, en gran medida, nuestra intervención como padres determinará las decisiones que nuestros hijos tomarán al llegar a la pubertad. 

El uso del tiempo libre en los adolescentes: ¿de qué dependen las distintas elecciones?

Pese a que los adolescentes comparten muchas situaciones y cambios comunes, sus elecciones personales no son las mismas. Pueden sentir inseguridad por sus cambios físicos, miedo al rechazo y necesidad de encajar. Se encuentran en la búsqueda y construcción de su propia identidad, pero los caminos que toman para hacerlo son diferentes. Entonces, ¿de qué depende que las elecciones de unos sean más sanas y adecuadas que las de otros?

Valores

Es en la familia donde se forja la personalidad del niño y donde se transmiten los valores esenciales. Y esta tarea tan importante repercutirá enormemente en las decisiones del joven. Un niño que creció sintiéndose amado y que logró desarrollar una sana autoestima estará blindado, en gran medida, ante el mal uso del tiempo libre.

Los jóvenes tienden a relacionarse con aquellos pares que comparten sus valores, objetivos y personalidad en cierto grado. Un adolescente sano y deportista no sentirá afinidad con quienes empleen el tiempo libre en dañar su cuerpo con sustancias. Un menor asertivo y seguro de sí mismo será mucho más capaz de soportar la presión del grupo.

Asimismo, un joven responsable y que goza de una buena relación con sus padres no sentirá necesidad de desafiar y desobedecer. En suma, si deseas evitar que tu hijo termine rodeado de malas compañías e influencias inadecuadas, no pongas el foco en los otros, sino en él. Construye unas bases sólidas y su personalidad le llevará a escoger el mejor camino.

Alternativas

En ocasiones, el mal uso del tiempo libre en los adolescentes deriva de su falta de alternativas y actividades. Si los jóvenes no saben en qué emplear su tiempo es más probable que lo desaprovechen o lo inviertan en actividades poco adecuadas. Por lo mismo, resulta importante ofrecerles diversas opciones de ocio saludables y acordes a su edad.

El deporte es una de las mejores formas de ocupar el tiempo libre, pues no solo les permite a los menores mantenerse sanos, sino que además potencia sus relaciones sociales. Asimismo, contribuye a inculcar valores como el esfuerzo, la disciplina o el trabajo en equipo.

Pero también puedes ayudar a tus hijos a pensar formas divertidas y adecuadas de pasar el tiempo con amigos. Trata de establecer con ellos una relación de confianza de manera que puedan acudir a ti con sus dudas y se encuentren dispuestos a escuchar tus opiniones y sugerencias. Implícate, ofrécete a llevarles a pasar un fin de semana en la naturaleza o invita a sus amigos a casa.

Límites

Por último, es necesario que durante la adolescencia seas capaz de marcar unos límites claros para tus hijos. Los menores suelen quejarse y resistirse ante las normas paternas, pero en realidad estas les hacen sentir contenidos y guiados.

Así, mantente al tanto de los planes y amigos de tus hijos (no se trata de invadir su intimidad, sino de realizar tu labor como padre o madre de velar por su seguridad). Además, establece horarios para salir y llegar a casa adecuados a la edad del menor.

Las actividades y compañías en las que los jóvenes invierten su tiempo libre son de gran relevancia. No se trata solo de que se mantengan ocupados, de evitar que se aburran o de que cuenten con un grupo de amigos. Este tiempo de ocio juvenil moldeará su personalidad, que está ahora asentándose.

Las vivencias adolescentes nos marcan profundamente, para bien o para mal, por lo que los jóvenes pueden salir heridos o reforzados de estos años. Por lo mismo, trata de proporcionarle las mejores oportunidades y la mejor guía para escoger su camino.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *