Efectos de las drogas en la vida cotidiana.

La adicción es una patología que genera discapacidad en el individuo, ya que por el consumo de drogas se altera el funcionamiento cerebral; por lo que nos encontramos de forma generalizada con el hecho de que existe un abandono en las actividades de la vida diaria (bajo cuidado de su imagen, falta de rutina de aseo corporal, alimentación, vestido, etc.). La persona con adicción tiende a priorizar otras actividades asociadas al consumo de drogas. Y en el área del sueño sus ciclos circadianos están alterados.

En relación a la movilidad funcional se presentan alteraciones que interfieren en el desempeño de actividades.  Tienen disminuidas las destrezas y habilidades en el desempeño para tareas básicas del hogar, como es el de responsabilizarse del manejo de las medicaciones pautadas, dinero, etc.

Respecto al trabajo y a la educación: se manejan con rutinas disfuncionales en la planificación y realización de los mismos. El cuidado de terceros también puede presentar carencias en ciertos hábitos para su desempeño, por dejadez sobre todo. Y también por la falta de atención y concentración a la hora de poner en práctica una tarea continuada.

En cuanto al ocio, este se identifica principalmente con actividades relacionales y donde se producen normalmente los hábitos de consumo la mayoría de veces.

Es por ello que las tres áreas de la ocupación (productividad, autocuidado y Ocio/Tiempo libre) se encuentran dañadas y dan lugar a una disfunción ocupacional. Es decir que no pueden llevar a cabo una vida normalizada.

Y entonces, ¿en qué momento se dan cuenta o comienzan a acudir a tratamiento dichas personas? 

Las personas con problemas de adicciones comienzan el tratamiento en el momento en el cual se dan cuenta que su identidad ocupacional se ve afectada.  Tienen pérdida de roles, abandono de rutinas y hábitos saludables y funcionales.

Es importante señalar que si la persona no se da cuenta o se niega a ver que su vida cotidiana está siendo afectada por las drogas, será muy difícil que comience o que termine con algún tratamiento para dejar las drogas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *