¿Consecuencias familiares de la drogadicción?

Según la Organización Mundial de la Salud, la drogadicción es un estado de intoxicación, periódica o crónica, ocasionado por el consumo reiterado de una droga o sustancia tóxica.

La persona que padece esta enfermedad adictiva desea, necesita, y depende, de la droga para satisfacer una necesidad. A medida que aumenta el consumo de esta sustancia, aumenta también la dosis de la misma, debido a que el cuerpo se vuelve cada vez más tolerante.

La adicción es una enfermedad tratable y la recuperación posible, siempre y cuando la persona adicta ponga de su parte. No es un tratamiento sencillo, y mucho menos de reconocer cuando se está inmerso en ese mundo.

Muchas veces la persona con drogadicción piensa que puede dejar la adicción en el momento que se lo plantee, ese concepto mal entendido de autosuficiencia lo llevará al error de seguir consumiendo la droga. La realidad demuestra que sin la firme decisión del sujeto y sin el apoyo de la familia o la pareja no es nada fácil conseguirlo.

Hogares destruidos, relaciones de pareja terminadas, familias disfuncionales, niños temerosos, violencia permanente, son algunas de las consecuencias cuando uno de los miembros de la familia ha caído en las drogas.

Estas personas se ven envueltas en agresiones y conflictos con su entorno. A medida que la dependencia se incrementa, resulta un martirio para su círculo afectivo, las relaciones íntimas pueden arruinarse y hasta perder las amistades.

El adicto o adicta perderá la noción de las cosas, vivirá un mundo irreal donde sus problemas tratará de solucionarlos recurriendo a las drogas, sea para evadirlos o sumergirse cada vez más en un mundo del que ya no se puede salir. Este estado de conciencia lo hará abandonar sus planes, metas y objetivos; e inclusive dejará de crecer como persona.

Además, suelen padecer diversos trastornos psicológicos, como estados de ánimo negativo e irritabilidad, actitudes defensivas, pérdida de autoestima e intensos sentimientos de culpa.

Los miembros de la familia tendrán sentimientos encontrados al tratar de negar u ocultar el problema producido por la droga en un ser querido. El encubrimiento se dará cuando un miembro de la familia rescate al adicto o le ayude en la obtención de la droga.

La drogadicción es un problema de origen social que debe solucionarse a través de la educación responsable que se le debe brindar a toda la sociedad y una comunicación y comprensión familiar adecuada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *