Cómo prevenir el tabaquismo en los menores.

La comunicación es un elemento esencial en todos los ámbitos de la educación de los hijos. Hablar sobre los peligros del tabaco aumenta la confianza y disminuye la tentación a fumar que aquellos que no tuvieron estas conversaciones con sus padres, independientemente de si los progenitores eran o no fumadores.

Aquí hay algunos consejos para prevenir el tabaquismo en los menores

1. A pesar del impacto de las películas, la música y los amigos, nosotros como padres podemos ser una gran y poderosa influencia en la vida de nuestros hijos.

2. Enseña a tus hijos a decir «no» de manera firme y asertiva.

3. Cuéntales todo el mal que el tabaco produce en nuestro cuerpo: hace que el corazón necesite realizar un mayor esfuerzo, causa daño a los pulmones, y es el causante de muchas enfermedades, incluido el cáncer. Si conoces a alguien que haya contraído alguna enfermedad, o peor, haya fallecido como consecuencia del tabaquismo, no te guardes el dato: que sean conscientes de que gente a su alrededor las padece.

4. Están en una edad en la que dan mucha importancia a su imagen personal: explícale, por ejemplo, cómo el tabaco afecta al aspecto de una persona y el mal olor que provoca. Fumar hace que el cabello y la ropa huelan mal, causa mal aliento y mancha los dientes y las uñas. Además, acelera el envejecimiento de la piel.

5. Si fumas, el mejor paso, por supuesto, es dejarlo. Mientras tanto, no lo hagas delante de tus hijos, no les ofrezcas tabaco y no lo dejes a su alcance.

6. Comienza a hablar con tus hijos sobre el tabaquismo cuando sean niños y continúa hablándoles hasta la adolescencia.

7. Habla con tus hijos sobre la falsa impresión que se presenta del tabaco en los medios de comunicación, como los anuncios, las películas y las revistas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *