¿Cómo hacer un RCP en caso de emergencias?

RCP son las siglas de reanimación cardiopulmonar, una técnica que se utiliza en caso de que la respiración o los latidos de una persona se han detenido y la cual involucra respiración boca a boca para y compresión torácica para tratar de reanimarlo.

Es muy importante que sepas que la información que está aquí no sustituye al entrenamiento real de esta técnica, sin embargo puede servirte de guía en caso de alguna emergencia ya sea por sobredosis de drogas, problemas cardíacos, ahogamiento o asfixia.

El RCP se practica cuando las personas han dejado de respirar y por lo tanto su corazón ha dejado de latir, el tiempo en el que se realiza es muy importante, ya que después de 4 minutos de no respirar comienza el daño cerebral permanente en una persona y la muerte se produce de 4 a 6 minutos más tarde.

En caso de necesitar realizar un RCP debes tomar en cuento estos factores:

  • Verifica si hay respuesta de la persona, sacúdela, dale palmaditas, llama su atención con algún ruido fuerte para verificar si se encuentra inconsciente.
  • Llama al 911 y pide ayuda para que una ambulancia acuda a su ubicación.
  • Coloca a la persona boca arriba con mucho cuidado, si la persona pudiese tener una lesión en la espalda o columna se aún más cuidadoso de no lastimarlo.
  • Comienza las compresiones torácicas.
  • Coloca la base de una mano en el esternón, justo entre los pezones.
  • Coloca la base de la otra mano sobre la primera mano.
  • Ubica el cuerpo directamente sobre las manos.
  • Aplica 30 compresiones. Estas deben ser rápidas y fuertes. Presione alrededor de 2 pulgadas (5 centímetros) dentro del pecho. Cada vez permita que este se levante por completo. Cuente las 30 compresiones rápidamente: «1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10, 11, 12, 13, 14, 15, 16, 17, 18, 19, 20, 21, 22, 23, 24, 25, 26, 27, 28, 29, 30, ya»
  • Trata de abrir la vía respiratoria levantando la barbilla con dos dedos y al mismo tiempo inclina la cabeza del sujeto presionando su frente hacia abajo con la otra mano.
  • Acércate y verifica si hay respiración, siente su pecho o escucha su aliento, en caso de que la persona tenga dificultad para respirar comienza con la respiración boca a boca.
  • Cubre firmemente con tu boca la boca de la persona afectada.
  • Cierra la nariz apretando con los dedos.
  • Mantén la barbilla levantada y la cabeza inclinada.
  • Da 2 respiraciones boca a boca. Cada respiración debe tomar alrededor de 1 segundo y hacer que el pecho se levante.

Repite las compresiones torácicas y las respiraciones boca a boca hasta que la persona se recupere o hasta que llegue ayuda; si la persona comienza a respirar de nuevo colóquela en posición de recuperación y revisa constantemente que no deje de respirar.

Es muy importante que no intentes realizar esta técnica en personas que tengan respiración normal, tos o movimiento, las compresiones cardiacas pueden hacer que el corazón deje de latir y estarías poniendo en riesgo la vida de las personas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *