Alimentación y adolescencia.

Una alimentación sana y equilibrada en la adolescencia es básica ya que el cuerpo está sometido a grandes cambios, su dieta debe de ser energética y rica en nutrientes para asegurar un buen desempeño en la escuela y en sus actividades personales. 

El desayuno, la comida clave del día:

El desayuno es muy importante. Si no, a las once de la mañana el adolescente tendrá problemas para concentrarse y estará muerto de hambre. Y, a la hora de comer, se lanzará sobre cualquier cosa. Sin embargo, muchos adolescentes tienden a saltárselo para pasar un cuarto de hora más en la cama, escoger la ropa que van a ponerse o maquillar un horrible grano. Por eso es importante que los padres insistan en el desayuno.

Es importante alimentarse bien:

Aunque no siempre sea fácil, es normal que los padres sigan controlando las comidas de sus hijos adolescentes. No sirve de nada presionarles demasiado con el tema del peso. Lo más importante para un adolescente es el calcio y el hierro que se encuentra en la proteína animal, sin dejar de lado las verduras y lácteos.

Cómo convencer a los adolescentes de hacer sus comidas diarias:

Con los adolescentes, el argumento estético suele ser eficaz: si no te alimentas bien, ¿cómo quieres tener buen color?. Para ser más convincentes, los padres tenemos que adoptar una alimentación sana y animarlos a meterse en la cocina. En la pubertad, el aparato sensorial se desarrolla; es el momento de descubrir sabores a los que hasta entonces se habían negado.

Si surge algún problema particular, por ejemplo, si quieren someterse a un régimen draconiano o se niegan a comer carne o pescado, es preferible consultar a un especialista para ofrecerles una dieta que se adapte a sus preferencias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *