Alcohol

El alcohol es una droga que deprime el sistema nervioso central, es decir, enlentece las funciones del cerebro alterando las percepciones, emociones, movimientos, la vista y el oído de una persona.

Aunque el hecho de beber alcohol sea considerado normal, el consumo abusivo de esta sustancia tiene un gran impacto en términos sociales y de salud.

Personas que han consumido alcohol en exceso tal vez se tambaleen, pierdan la coordinación o arrastren las palabras al hablar. Probablemente estén confusos o desorientados, los tiempos de reacción se reducen drásticamente; por eso, las personas no deben conducir si han bebido.

Cuando se consumen grandes cantidades de alcohol en un breve período de tiempo, el resultado puede ser una intoxicación grave por alcohol. Esta intoxicación puede provocar mucha somnolencia, desmayos, dificultad para respirar, niveles de azúcar en sangre peligrosamente bajos e, incluso, la muerte.

El consumo excesivo de alcohol en jóvenes puede conducir a lo siguiente: muertes relacionadas con el alcohol (accidentes de tránsito, ahogamiento etc.), problemas escolares, alcoholismo, delitos violentos.

Si piensas que tu hijo adolescente podría estar bebiendo alcohol en exceso, comunícate con el médico o con un consejero que se especialice en el tratamiento del alcoholismo. Es probable que los adolescentes no se den cuenta solos de que están consumiendo alcohol en exceso ni busquen ayuda por su cuenta.

Nunca es demasiado pronto o demasiado tarde para empezar a hablar con tu hijo adolescente sobre el consumo de alcohol, si tú bebes, hazlo con mesura y explícale a tu hijo la importancia de beber responsablemente. Describe las reglas que sigues, tales como no beber y conducir. Si conversan al respecto ahora, le darás la orientación y el apoyo necesarios para tomar buenas decisiones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *