Adolescentes, redes sociales y Fake News: ¿Cómo ayudarles a gestionar la información que reciben?

Desde pequeños aprendemos a gestionar nuestros pensamientos basados en los juicios que emitimos. Muchas veces en conversaciones con adolescentes al escuchar la palabra juicio suelen expresar desconfianza, e incluso miedo, ya que comúnmente la asocian a algo malo. ¿Hacia dónde les impulsa esto? Habitualmente el mayor problema que se les plantea es no saber enfrentarse a las emociones que nacen desde el juicio.

En esta etapa de la vida en la que toman forma los valores y algunas fortalezas sociales, psicológicas o sexuales, pueden desarrollar acciones de riesgo ya que sienten esa necesidad de independencia e identidad personal, y es ahí donde más cuesta realizar un cambio de observador. Es importante el diálogo y el idioma con el que nos comunicamos con ellos. Habitualmente suelen tener muchas dudas ya que sus referentes (como individuo) están cogiendo forma. En este punto es donde es importante ayudarles a comprender y saber fundamentar sus juicios para no sentirse confundidos.

Entre otros hay una serie de puntos que son clave:

1. Tienen que saber que un juicio viene de una creencia, por lo tanto adquiere la condición de “válido o no válido”. Nunca de verdad o mentira.

2. Los juicios se generan en el pasado, los emitimos en el presente y nos abren o cierran con respecto al futuro.

3. Hay que saber distinguir un hecho de un juicio.“El hecho de que hoy sea un día gris y lluvioso no significa que sea un mal día”.

4. Tenemos que pensar que siempre que emitimos un juicio es por y para algo (hacer un análisis).

5. Pueden existir juicios que nos potencien (motivación) o nos limiten.

Esta es una de las claves sobre cómo podemos ayudar a nuestros hijos a que aprendan a establecer sus propios juicios sin limitaciones para conseguir sus objetivos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *