Adolescencia, etapa crítica para la prevención de drogas.

Según estudios el consumo de drogas aumenta sustancialmente mientras ocurren etapas de cambio en las personas, por ejemplo, para un adulto estas etapas pueden ser durante un divorcio, la pérdida de un trabajo o de un ser querido, entre muchos otros, mientras que para los niños y adolescentes estos pueden ser desde el divorcio de sus padres, cambio de escuela, mudanzas, etc.

Por ejemplo, cuando los niños pasan de la primaria a secundaria deben hacer frente a nuevas situaciones situaciones sociales, familiares y académicas que les resultan complicadas; a menudo durante esta etapa los niños tendrán su primer contacto con el alcohol o los cigarrillos además de una disposición más grande de consumirlas en nuevas actividades sociales con sus nuevos compañeros. Es de hecho este consumo temprano de drogas el que puede definir si se volverá adicto..

El deseo de probar cosas nuevas y tomar riesgos es parte del desarrollo de los adolescentes pero también aumenta la tendencia de probar nuevas sustancias, las partes del cerebro que controlan el juicio y la toma de decisiones no terminan de desarrollarse hasta pasado los 20- 25 años lo cual limita su capacidad de evaluar correctamente los riesgos de consumir y los hace más vulnerable a la presión social.

Algunos aspectos que pueden verse modificados por el consumo de sustancias pueden ser:
la motivación, la memoria, el aprendizaje, el juicio y el control de comportamiento, por ello no es de sorprenderse que cuando los adolescentes consumen drogas tengan problemas familiares, escolares, sociales, con la autoridad y en algunos casos de salud mental.

Recuerda que la mejor manera de prevenir el consumo de drogas en nuestros hijos es la comunicación, hablemos con ellos sobre las consecuencias del uso de drogas y los riesgos que traen para nuestra salud física, emocional y social.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *